QUÉ CORTO EL FINDE

Pucha que se pasa rápido el fin de semana, pero eso es señal de que fue uno bueno por lo menos ¿no? Cuesta empezar la mañana y los cinco días por delante parecen eternos…
Pero después de ese segundo café o  termo de mate, el día va tomando un poco de color.
Que fácil que es soñar despiertos los lunes, brota casi como una escapatoria ante las responsabilidades que se avecinan.  Las promociones aéreas que llegan al mail contribuyen al fantaseo, a las ganas de viajar a ese rincón del globo pendiente, o a la ciudad exótica que nos hace pensar dos veces antes de encarar la aventura. Aunque los anhelos sean altos, lo bueno es que de tanta planificación mental algún viajecito sale. Con el calendario de feriados en mano (que algún amigo nos envió un día lunes seguramente) y un poco de malabarismo estratégico para que den los días de vacaciones, seguro armamos tres días en Tandil o Semana Santa en Los Cocos.
Pero ya que estamos compartiendo este rato de distracción juntos, volemos lejos… Tan lejos como el viejo continente y visitemos Islandia:

La pequeña introducción en inglés dice: “Hola. No podrán creer donde estoy en este momento: en Islandia. ¡Es realmente increible!, miren esto…“; después son solo imágenes.

Puede no gustarles el destino que elegí, pero no pueden negar que la música da ganas de mover el esqueleto por un buen rato. Este video me lo mostró un amigo en una de esas lentas mañanas de oficina. Él tuvo la suerte de llenar la mochila e ir en el verano siguiente. Yo todavía no pierdo las esperanzas ¿y vos? Bonne semaine!

Anuncios